martes, 27 de septiembre de 2011

The Movement - Still an echoe

Tiempos duros vivimos, donde vemos caer conquistas de la clase que pensabamos inamovibles, donde los poderosos asentados en sus lujos nos dicen que toca apretarse el cinturón, se habla sin vergüenza del copago, la patronal solo le falta pedir el despido libre... pero como dice la letra The Movement, tiene que haber algo más que esta mierda, aún queda un eco, y mientras quede un solo eco, quedará esperanza para el cambio.



Autor: The Movement
Disco: Move
Año: 2002


 Aún queda un eco

Compraste políticos
compraste el mejor policía
construyes otro muro
Debe haber más vida que toda esta mierda
Votemos algo por 2 ª vez
El primer NO! realmente no era correcto
Pero no le importa para nada
Porque el dinero habla y el dinero hace vuestro mundo
Ellos piensan que son tan inteligentes
Los ricos piensan que ellos son tan correctos
Dicen que no es tiempo para luchar
Aún queda un eco
De todos los niños cayendo en las calles
Derribados por la policía
Y justificados en las altas esferas
Pero nunca pueden mantenernos abajo
Veo sus caras en las noticias
Veo cómo la televisión fabrica la verdad
Las masas confundidas
Creyendo todas las mentiras que les dicen
Aún queda un eco
De todos los niños cayendo en las calles
Derribados por la policía
Y justificados en las altas esferas
Pero nunca pueden mantenernos abajo


miércoles, 21 de septiembre de 2011

Festival por los derechos animales 29/9 [MAD]

 
Jueves 29. 21:30. Gruta 77, Madrid. Lengua Armada organiza un festival benéfico. El dinero recaudado irá destinado a las asociaciones Igualdad Animal y Equanimal para apoyar su labor educativa, de divulgación y de denuncia sobre la explotación animal. FRANK T, DREMEN, LABOCA, EU LIBRE, RONIN TSA, NIÑOS VELCRO, KATE & NOISY... Entrada 10 euros, de venta en la sala Gruta 77 o en la sede de Igualdad Animal en la C/ Montera 34. Aforo limitado a 300 entradas. 

martes, 20 de septiembre de 2011

Un "Incontrolado" de la Columna de Hierro


Autor: Anónimo
Título: Un "Incontrolado" de la Columna de Hierro
Año:1937


Marzo 1937
Soy un escapado de San Miguel de los Reyes, siniestro presidio que levantó la monarquía para enterrar en vida a los que, por no ser cobardes, no se sometieron nunca a las leyes infames que dictaron los poderosos contra los oprimidos. Allá me llevaron, como a tantos otros, por lavar una ofensa, por rebelarme contra las humillaciones de que era víctima un pueblo entero, por matar, en fin, a un cacique. Joven era, y joven soy, ya que ingresé en el presidio a los veintitrés años y he salido, porque los compañeros anarquistas abrieron las puertas, teniendo treinta y cuatro. ¡Once años sujeto al tormento de no ser hombre, de ser una cosa, de ser un número! Conmigo salieron muchos hombres, igualmente sufridos, igualmente dolorosos por los malos tratos recibidos desde el nacer. Unos, al pisar la calle, se fueron por el mundo; otros, nos agrupamos con nuestros libertadores, que nos trataron como amigos y nos quisieron como hermanos. Con éstos, poco a poco, formamos la "Columna de Hierro"; con éstos, a paso acelerado, asaltamos cuarteles y desarmamos a terribles guardias; con éstos, a empujones, echamos a los fascistas hasta las agujas de la sierra, en donde se encuentran. Acostumbrados a tomar lo que necesitamos, al empujar al fascista, le tomamos víveres y fusiles. Y nos alimentamos, durante un tiempo, de lo que nos ofrecían los campesinos, y nos armamos, sin que nadie nos hiciese el obsequio de un arma, con lo que a brazo partido, les quitamos a los insurrectos. El fusil que acaricio, el que me acompaña desde que abandoné el fatídico presidio, es mío, mío propio; se lo quité, como un hombre, al que lo tenía en sus manos, así como nuestros, propios, conquistados, son casi todos los que mis compañeros tienen en las suyas. Nadie o casi nadie nos atendió nunca. El estupor burgués al abandonar el presidio, ha continuado siendo el estupor de todos, hasta estos momentos, y en lugar de atendernos, de ayudarnos, de auxiliarnos, se nos trató como a forajidos, se nos acusó de incontrolados, porque no sujetamos el ritmo de nuestro vivir que ansiábamos y ansiamos libre, a caprichos estúpidos de algunos que se han sentido, torpe y orgullosamente, amos de los hombres, al sentarse en un Ministerio o en un comité, y porque, por los pueblos por donde pasamos, después de haberle arrebatado su posesión al fascista, cambiamos el sistema de vida, aniquilando a los caciques feroces que intranquilizaron la vida de los campesinos, después de robarles, y poniendo la riqueza en manos de los únicos que supieron crearla: en manos de los trabajadores.

Nadie, puedo asegurarlo, nadie se puede haber portado con los desvalidos, con los necesitados, con los que toda la vida fueron robados y perseguidos, mejor que nosotros, los incontrolados, los forajidos, los escapados de presidio. Nadie, nadie -desafio que me lo prueben- ha sido más cariñoso y más servicial para con los niños, las mujeres y los ancianos; nadie, absolutamente nadie, puede tildar a esta Columna, que sola, sin auxilio y sí entorpeciéndola, ha estado desde el principio en la vanguardia, de insolidaria, de despótica, de blanda o de floja cuando de la lucha se trataba, o de desamorada con el campesino, o de no revolucionaria, ya que el arrojo y la valentía en el combate ha sido nuestra norma, la hidalguía con el vencido nuestra ley, la cordialidad con los hermanos nuestra divisa y la bondad y el respeto el marco en que se ha desenvuelto nuestra vida. ¿Por qué esta leyenda negra que se ha tejido a nuestro alrededor? ¿Por qué este afán insensato de desacreditarnos, si nuestro descrédito, que no es posible, sólo iría en perjuicio de la causa revolucionaria y de la misma guerra? Hay -nosotros, hombres del presidio, que hemos sufrido más que nadie en la tierra, lo sabemos-; hay, digo, en el ambiente, un aburguesamiento enorme. El burgués, de alma y de cuerpo, que es todo lo mediocre y servil, tiembla ante la idea de perder su sosiego, su cigarro puro y su café, sus toros, su teatro y su emputecimiento, y cuando olía algo de la Columna, de esta Columna de Hierro, puntal de la Revolución en estas tierras levantinas, o cuando sabía que la Columna anunciaba su viaje a Valencia, temblaba como un azogado pensando que los de la Columna iban a arrancarle de su vida regalona y miserable. Y el burgués -hay burgueses de muchas clases y en muchos sitios- tejía, sin parar, con los hilos de la calumnia, la leyenda negra con que nos ha obsequiado, porque al burgués, y únicamente al burgués, han podido y pueden perjudicar nuestras actividades, nuestras rebeldías, y estas ansias locamente incontenibles que llevamos en nuestro corazón de ser libres, como las águilas en las más altas cimas o como los leones en medio de las selvas. También los hermanos, los que sufrieron con nosotros en campos y talleres, los que fueron vilmente explotados por la burguesía, se hicieron eco de los miedos terribles de ésta y llegaron a creer, porque algunos interesados en ser jefes se lo dijeron, que nosotros, los hombres que luchábamos en la Columna de Hierro, éramos forajidos y desalmados, y un odio, que ha llegado muchas veces a la crueldad y al asesinato fanático, sembró nuestro camino de piedras para que no pudiéramos avanzar contra el fascismo. Ciertas noches, en esas noches oscuras en que, arma al brazo y oído atento, trataba de penetrar en las profundidades de los campos y en los misterios de las cosas, no tuve más remedio que, como en una pesadilla, levantarme del parapeto, y no para desentumecer mis miembros, que son de acero porque están curtidos en el dolor, sino para empuñar con más rabia el arma, sintiendo ganas de disparar, no sólo contra el enemigo que estaba escondido a cien metros escasos de mí, sino contra el otro, contra el que no veía, contra el que se ocultaba a mi lado siéndome y aun llamándome compañero, mientras me vendía vilmente, ya que no hay venta más cobarde que la que de la traición se nutre. Y sentía ganas de llorar y de reir, y de correr por los campos gritando, y de atenazar gargantas entre mis dedos de hierro, como cuando rompí entre mis manos la del cacique inmundo, y de hacer saltar, hecho escombros, este mundo miserable en donde es difícil encontrar unos brazos amantes que sequen tu sudor y restañen la sangre de tus heridas cuando, cansado y herido vuelves de la batalla.

¡Cuántas noches, juntos los hombres, formando un racimo o un puñado, al comunicar a mis compañeros, los anarquistas, mis penas y dolores he hallado, allá, en la dureza de la sierra, frente al enemigo que acechaba, una voz amiga y unos brazos amantes que me han hecho volver a amar la vida! Y, entonces, todo lo sufrido, todo lo pasado, todos los horrores y tormentos que llagaron mi cuerpo, los tiraba al viento como si fueran de otras épocas, y me entregaba con alegría a sueños de ventura, viendo con la imaginación calenturienta un mundo como el que no había vivido, pero que deseaba; un mundo como no habíamos vivido los hombres pero que muchos habíamos soñado. Y el tiempo se me pasaba volando, y las fatigas no entraban en mi cuerpo, y redoblaba mi empuje, y me hacía temerario, y salía al amanecer en descubierta para descubrir al enemigo, y... todo por cambiar la vida; por imprimir otro ritmo a esta vida nuestra; porque los hombres, yo entre ellos, pudiéramos ser hermanos; porque la alegría, una vez siquiera, al brotar en nuestros pechos, brotase en la tierra; porque la Revolución, esta Revolución que ha sido el norte y el lema de la Columna de Hierro, pudiese ser, en tiempo no lejano, un hecho. Se esfumaban mis sueños como las nubecillas blancas que encima de nosotros pasaban por la sierra, y volvía a ver mis desencantos para volver, otra vez, por la noche, a mis alegrías. Y así, entre penas y alegrías, entre congojas y llantos, he pasado mi vida, vida alegre en medio del peligro, comparada con aquella vida turbia y miserable del turbio y mísero presidio. Pero un día -era un día pardo y triste-, por las crestas de la sierra, como viento de nieve que corta las carnes, bajó una noticia: "Hay que militarizarse". Y entró en mis carnes como fino puñal la noticia, y sufrí, de antemano, las congojas de ahora Por las noches, en el parapeto, repetía la noticia: "Hay que militarizarse".


lunes, 19 de septiembre de 2011

Muto - Blu



Brutal corto de animación de Blu, hecho cuadro a cuadro a partir de grafos en paredes de Buenos Aires, el corto se realizó en 2008.

domingo, 18 de septiembre de 2011

The Valkyrians - Disorder


Brutal cover que se marcan los finlandeses Valkyrians, antes de escuchar la canción costaba imaginarse Disorder, el clásico de los Joy Division, en ritmos jamaicanos, sobre todo por la atmósfera oscura y depresiva del tema.


Autor: Valkyrians
Disco: Punkrocksteady
Año: 2011

DESORDEN

 He estado esperando a un guía que venga y me coja de la mano
¿Podrían estas sensaciones hacerme sentir los placeres de un hombre normal?
Nuevas sensaciones apenas me interesan un día más
Tengo el espíritu, pierdo el sentimiento, llévate el shock

Va más deprisa, se está moviendo más deprisa, se nos está yendo de las manos
En el décimo piso, bajo las escaleras, es tierra de nadie
Luces destellan, coches se estrellan, se vuelve frecuente
Tengo el espíritu, pierdo el sentimiento, déjalo salir de algún modo

Qué significa para ti, qué significa para mí, y nos volveremos a encontrar
Te estoy mirando, la miro a ella -No quiero darles lástima a tus amigos
¿Quién tiene razón, quién puede decir, y a quién le importa ahora mismo?
Hasta que el espíritu, la nueva sensación tome el control -entonces sabrás-
Tengo el espíritu, pierdo el sentimiento, déjalo salir de algún modo

Tengo el espíritu, pero pierdo el sentimiento, sentimiento, sentimiento…

Para letra y canción original, pulsa

sábado, 17 de septiembre de 2011

Puskhin Crew


A partir de la Perestroyka, y de la desarticulación de la Unión Soviética, Rusia ha vivido (o más bien sufrido) un cambio socio-cultural radical, sin entrar a valorar el cambio político, este proceso de apertura de piernas a occidente, a parte de traer consigo la "democracia liberal", también implicó el desembarco de las empresas, y los modelos de vida "occidentales".



A través del cine, las series de TV, y sobre todo de la música, comenzaron a llegar a la patria de Lenin, las subculturas juveniles, o tribus urbanas, que estaban pegando fuerte en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania... Pudiendo verse al poco tiempo en las calles de Moscú, crews de Punks, skinheads, hardcore kids, raperos, skaters,bakalas...

Nazis rusos
Un ejemplo de este "colonialismo cultural" lo podríamos encontrar en  los Razor Bois, grupazo moscovita, pero con letras en inglés, y  que viendo su estética en el video bien podrían ser de Detroit, Londres o Berlín.


Como toda acción conlleva su reacción, muchos jóvenes rusos se cansaron pronto del sueño americano, y decidieron volver sobre sí mismo,tratando de buscar cobijo en su identidad, en su historia, y cultura como rusos, así encontramos en estos lares un florecimiento del nacionalismo, un rebrote del cristianismo ortodoxo, incluso del zarismo...  pero no toda la denominada reacción es tan casposa, existen ejemplos más originales, como por ejemplo los Puskhinistas

Alexander Puskhin

Los Puskhinistas, surgen en San Petersburgo, son seguidores acérrimos del literato ruso del siglo XVIII Alexander Puskhin, y a través de sus celebres novelas y poemas, extraen su filosofía, que parte del rechazo a "occidente".

Algunos proclaman que somos nacionalistas, pero no es verdad. Simplemente pensamos que los rusos no somos como los alemanes, como los ingleses, o como cualquier otros. Tenemos que valorar nuestras raíces. ¡Los skinheads no creen en nada! ¡¿Y los hipsters? ¡Les enseñaremos a amar Rusia!”. Afirma un miembro del club.

Estan inspirados por la película de los 90 Bakenbardy,de Yuri Mamin en la que se enfretan dos tribus urbanas, una de punks nihilitas, y la otra el Club Puskhin, inspirados por el literato. Pero los puskhinistas reales, también tienen la influencia estética del grupo nacionalista de los 70 Lyubery, de quienes adoptaron su culto al cuerpo.



Пушкина или умереть
(Puskhin o muerte)


Fuente:Viceland

martes, 6 de septiembre de 2011

Pensión de mala muerte




No has vivido
Hasta no haber estado en una
Pensión de mala muerte
Con nada mas que una lamparita
Y 56 hombres apretujados en catres
Y todo el mundo roncando a la vez
y algunos de esos
Ronquidos tan profundos y
Tan bastos e increíbles......
Oscuros, carrasposos,
Infrahumanos, resollantes
Del mismísimo infierno
Parece como si
Se te partiera la cabeza
Entre esos sonidos de muerte
Y los olores entremezclándose:
Medias sucias y rígidos y
Calzoncillos con orines y excremento
Y por encima de todo eso
Un aire que circula lentamente
Muy parecido al que emana de los
Cubos de basura destapados
Y esos cuerpos en la oscuridad
Gordos y flacos y encorvados
unos sin piernas sin brazos
otros sin cerebro
y lo peor de todo:
la total ausencia de esperanza
los envuelve, los cubre totalmente.
No se puede soportar
Te levantás
Sales
Caminas por las calles
Subes y bajás aceras
Pasas edificios
Doblas la esquina
Y vuelves a subir
la misma calle
pensando
todos esos hombres
fueron niños una vez
¿qué les pasó?
¿y que me pasó a mi?
Esta oscuro y hace frío ahí fuera.


Autor: Charles Bukowski
Título:  Flophouse (Pensión de mala muerte)

lunes, 5 de septiembre de 2011

Cross-eyed Rebel - Vondänikens

Dionisio Rodríguez "El Dioni"



  
 El Dioni fue uno de esos tipos grandes, que dieron el paso de la fantasía cotidiana (un día, me lío la manta a la cabeza, cojo la caja, y le van a dar por el culo a esta empresa de mierda) a los hechos y apostaron todo por tratar de vivir su vida, más allá del guión original prestablecido.


DIONI UNO DI NOI



Autor: Vondänikens
Disco: 12 Shots
Año: 2009
 
Rebelde bizco
 El día marcado
Por fin hoy 
Con pulso de acero
Y la mente clara y fría
Tu soñaste con esto cada segundo de tu vida
Ahora es el momento, arranca y conduce el furgón blindado

Su nombre es Dioni
un auténtico rebelde
¿Dónde se esconde ahora?
Heroe de la clase obrera
Alma libre, hecho así mismo

Cruzó la línea
No hay vuelta atrás
Siendo un fugitivo
El resto de su vida

Su empresa le trató todos los días como una mierda
Ellos no esperaban su brillante y astuta venganza

La arena está caliente
y el sol brilla
las tias buenas
bailan en Carnaval
te lo mereces
heroe de la calle
robando a los ricos
el nuevo Robin Hood

Corre, corre, corre, corre
corre, corre, corre poderoso Dioni
no puedes fallar, no puedes fallar 
no puedes fallar la gloria te espera 
*Para leer la letra original pulsa más información


sábado, 3 de septiembre de 2011

Dios salve al rock de estadio [2006]



Dios salve al rock de estadio es un documental sobre la gira europea de la mítica banda de Hardcore-punk-Rock de Madrid Muletrain
El docu se basa en las experiencias de primera mano de la banda por tierras franco-alemanas. En la peli podemos ver los entresijos de como se monta una gira, sin managers, sellos, ni pollas, todo muy D.I.Y., los acompañamos en salas de todo tipo, desde públicos entregados, a garitos infames donde hay 4 gatos, los vemos tocar después de gente jodida como un tipo con un banjo, en fin, esa es la actitud, todo por la música, todo por la necesidad de tocar.

Este trabajo fue realizado por David Álvarez e Ivar Muñoz-Rojas y
 fue premiado en el New York Independent Film & Video Festival 2009 como el Mejor Documental de Música en la categoría Internacional. La verdad que en opinión de un servidor, el documental muestra la belleza de las cosas sencillas, es muy al uso, sin cosas raras, pero a los amantes de Rock'n'roll les llegará.


Muletrain 2003-2009